¿Qué estas buscando?

Nota Editorial Rev. 85 – Verano 2021

PLACA EDITORIAL

Se acaba otro año, llegó a su fin el calendario y comenzará a correr nuevamente.
A veces son fechas propicias para dejar cosas atrás. Otras veces no se puede, algunos problemas sobreviven, no tienen la misma suerte que el deshojado almanaque. Y ante lo inevitable es mejor la aceptación, antes que quedarnos en la eterna queja que no soluciona nada.
Este año y ojalá sea este nomás, quedará como una bisagra en el derrotero de la humanidad. Las generaciones futuras recordarán esta pandemia y muchos harán memoria y conmemorarán a algún antepasado víctima de este mal.
Durante esta pandemia observamos cosas agradables y otras que no. Hubo gente solidaria que regaló comida, que hizo trámites para ancianos, que cosió barbijos, que empatizó con sus semejantes. Hubieron familias que al ser encerradas se disfrutaron más, otras no tanto. La paciencia fue una gran aliada y el poder de creatividad ayudo a la saludable sobrevivencia. En nuestro aislamiento nos cuestionamos si valía la pena vivir a las corridas y el tiempo comenzó a pasar distinto. Viajamos con la imaginación desde nuestras casas y valoramos lo que era andar por otros lugares y conocer gente diferente. Apreciamos los saludos, los abrazos, los besos, cosas tan sencillas que hoy tienen otra dimensión.
La vida es así, va dando vueltas y al mirar para atrás nos damos cuenta que muchas veces nos quejamos de pavadas, que las cosas importantes son las simples. Cuando estuvimos encerrados valoramos el caminar por el cerro, el andar en bicicleta, el practicar algún deporte en conjunto, las reuniones con la gente amiga.
Estamos pasando todo esto, como saliendo de a poco, pero al mismo tiempo vemos de reojo a los países del hemisferio norte que entraron en el invierno y sufren los rebrotes.
Que Dios nos ilumine y que tanto gobernantes como ciudadanos comencemos a construir un mejor municipio, un mejor país, un mundo más solidario y humano.
Todo comienza desde nuestro corazón.